domingo, 15 de abril de 2012

REGLAS DE LA DEMOCRACIA

La regla de la mayoría
Es importante aclarar que en un sistema democrático como el libera, que supone la existencia de individuos consientes y libres, la mayoría no significa unanimidad, es decir, que todas las personas y cada una de las personas piensan o están en total acuerdo con algún punto. Por el contrario, en el sistema democrático cabe la discrepancia, pues esta se supera con el consenso para tomar decisiones que involucran a todos los miembros de una sociedad, con el fin de que potencien de la mejor manera posible los intereses individuales. La regla de la mayoría alude no tanto al proceso y su forma, como al resultado que define la elección y, por lo tanto, constituye el gobierno. Siendo la mayoría el gobierno, la mayoría hace la ley.

La regla del consenso
Esta regla define, de un lado, la forma del proceso democrático, es decir, la intención de que el proceso democrático debe aceptar el mayor número de posiciones posibles que, enfrentadas en igualdad de condiciones y en uso de plenas libertades publicas, constituyan una mayoría que expresa la voz del pueblo. De otro, que el soporte permanente de la vida democrática es el pueblo. En el caso de las elecciones presidenciales en Colombia, donde diversos programas y candidatos se disputan el juego por el favor popular, la posibilidad de la primera magistratura. La técnica de la doble vuelta permite que en este juego se dispute un mayor número de posiciones, que al final se centran en las dos primeras mayoritarias.

La regla de la minoría
Si bien la mayoría hace ley, esto no significa que se pueda extralimitar y acallar a la minoría. En una nueva democracia sana, la minoría vencida pasa a la oposición con plenos derechos de constituirse en una fuerza que promueva la constitución de nuevas mayorías. Esta regla es la de alternación en el poder

Al suponer la posibilidad del desacuerdo y de la opinión critica, sin que su ejercicio se castigue con la exclusión, esta regla resalta los matices sociales y llama la atención sobre lo que esta por fuera del sistema.

La regla de la competencia
Sin competencia, como garantía de acción política, son imposibles los procedimientos para llegar al consejo y, por lo tanto, la consecución de mayorías y la expresión de las minorías. La competencia significa la pluralidad, la oportunidad de expresar, proponer o discrepar de otros, en procura del bien común o de la confirmación de mayorías. No contar con competencia, por el contrario, significa favorecer la intolerancia y hasta el despotismo.

Regla del control
El gobierno y las instituciones de la democracia  deben ser instituciones controladas o por lo menos controlables. Personerías Ministerio público y otros mecanismos de control constitucional e institucional, garantiza el tratamiento de la pregunta: “Quien controla a los controladores” por esta razón, toda democracia sana procura contar con instituciones que eviten el abuso del poder o su utilización en favor personal.

Regla de la lealtad
Aclara que el sistema democrático se basa en la ley. La ley es la forma como el sistema democrático se materializa y prolonga. A ella debe atenerse el comportamiento político de los ciudadanos y de las fuerzas políticas  que compiten por el poder del Estado, así como aquellos que lo ejercen.

Regla de la responsabilidad
Es un sistema integral, que en el momento de la aplicación de una supone la interconexión y la garantía de la existencia de las demás. Las reglas democráticas no se aplican las unas separadas de las otras, o unas a pesar de las demás. La responsabilidad supones esta visión integral y sistémica de la sociedad democrática, sin la cual democracia se pervierte en anarquía, abuso del poder o autoritarismo.  

5 comentarios: